#MenudasEmpresas


Cómo ir retirando los avales personales de la financiación de la empresa


Aval bancario pyme

.- Por Jordi Solé Tuyá, Director Ejecutivo de Kreedit. Síguelo en Tik Tok

Si tienes una empresa que depende en gran medida de la financiación externa, como socio o administrador probablemente te encuentres avalando personalmente todas las líneas de financiación bancaria. Sin embargo, debes saber que es posible eliminar estos avales.

En este tipo de empresas es habitual que las líneas de financiación, como pólizas de crédito, confirming, financiación de comercio exterior o préstamos, hayan tenido que ser avaladas por socios o administradores debido a las exigencias de la banca. Podríamos afirmar que esto va “contra natura”, ya que, cuando sucede, el carácter de responsabilidad limitada propio de una Sociedad Limitada o Sociedad Anómina queda sin efecto. Por lo tanto, siempre hay que tener la inquietud de tratar de retirar dichos avales y, cuanto antes, volver a separar el riesgo que conlleva la actividad empresarial del patrimonio personal.

¿Cómo llevar a cabo esa retirada de avales?

Llega un punto en que el número de bancos que cuentan con dichos avales es tal que cualquier nueva entidad, que tiene conocimiento de los mismos a través de la CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España), también los exige. Esto lleva a una situación en la que el empresario se ve avalando una deuda elevadísima y con la presión que ello le supone, al poner todo su patrimonio personal, presente y futuro, en garantía del riesgo empresarial.

Pero con tiempo y paciencia, es posible ir retirando dichos avales personales paulatinamente.

En primer lugar, hay que procurar que la empresa demuestre la máxima solvencia a través de su balance. Concretamente, su ratio de autonomía financiera (fondos propios / balance) debería ser, como mínimo, del 30%.

A partir de ahí, debemos tratar de obtener la máxima financiación posible de entidades que habitualmente no piden avales, como las compañías de renting, de leasing, ENISA y entidades extrabancarias privadas (financiación alternativa). Asimismo, de determinadas entidades podremos obtener financiación aportando otro tipo de garantías adicionales en lugar de avales personales. En este punto, deberemos ser creativos.

El objetivo es lograr que un cierto porcentaje de la financiación se obtenga sin necesidad de avales personales, con el fin de poder presentarlo tanto a las nuevas entidades a las que solicitemos financiación como en las renovaciones de las líneas de circulante con las entidades que hasta ahora habían exigido el aval

Adicionalmente, debemos seguir la siguiente estrategia: intentar obtener más financiación o liquidez de la estrictamente necesaria para la empresa. Esto nos permitirá contar con un colchón de liquidez y financiación que nos otorgue una posición de mayor fortaleza al negociar las renovaciones de las líneas de circulante. De este modo, estaremos en posición de afirmar nuestra intención de no renovar las líneas si no se retiran los avales personales, manteniéndonos firmes en caso de que el banco insista en exigir el aval, optando por no renovar y cancelar todas las posiciones.

Siguiendo estos pasos, que, por cierto, no son nada fáciles, avanzaremos hacia un escenario en el que logremos separar adecuadamente el patrimonio personal del riesgo inherente a nuestra actividad empresarial.

@jordisoletuya

¡Cómo retirar los avales personales de socios y administradores de la financiación de la empresa! #finanzascorporativas” #finanzastips #financiacionempresa Sígueme en Youtube para más vídeos –> https://www.youtube.com/@jordi-sole-tuya ♬ sonido original – Jordi Solé Tuyá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *