#MenudasEmpresas


Las 6 estrategias de adaptación al cambio más seguidas por las empresas españolas


.- Redacción

Según el estudio “Tendencias en la estrategia de las empresas 2024″, elaborado por la consultora Setesca, las empresas están adoptando seis estrategias para sobreponerse a la perdida de competitividad generada por la actual incertidumbre.

Europa se encuentra ante desafíos significativos para recuperar su competitividad en medio de un entorno marcado por la pandemia de COVID-19, el aumento de costos de producción y la tensión geopolítica generada por la guerra en Ucrania. La pérdida de competitividad en innovación tecnológica y las dificultades financieras son aspectos que caracterizan el panorama actual.

En la Eurozona, la respuesta a la recuperación económica ha sido menos eficaz en comparación con países como Estados Unidos y China. En parte, se debe a que aún prevalece un sentimiento de pesimismo entre la ciudadanía, lo que afecta tanto al consumo como a la confianza en el crecimiento económico.

La incertidumbre sobre la evolución económica se percibe como un factor estructural que promueve estrategias a corto plazo por parte de las empresas.

En cuanto a la percepción del mercado español, se observa un cambio hacia un enfoque más cauteloso en el año 2024. A pesar de un periodo de crecimiento económico robusto después de la pandemia, el país se enfrenta a un año de realismo fiscal. Si bien sectores como el textil, la alimentación, el turismo y los servicios son impulsores clave de la economía, preocupa el bajo nivel de competitividad y desarrollo industrial en el PIB global.

Estrategias seguidas en las empresas españolas

Ante este panorama, las empresas están adoptando sus estrategias de diversas maneras:

  • Incremento de la acción comercial con un enfoque más analítico.
  • Optimización de procesos para reducir costos.
  • Gestión estructurada de riesgos empresariales.
  • Mayor flexibilidad y resiliencia frente a cambios en el entorno.
  • Apuesta por la innovación y tecnología.
  • Capacitación y desarrollo de empleados como ventaja competitiva.

Nuevos tiempos requieren de un nuevo liderazgo

Del mismo modo, tal y como se extrae del informe llevado a cabo por Setesca, el entorno económico está repercutiendo de forma directa en el tipo de directivo que se demanda. En este sentido, el tipo de estrategia que la empresa está adoptando está requiriendo nuevas formas de dirección, que plantea para muchas empresas, un reto para adaptar a sus perfiles directivos.

¿Cómo anticiparse al comportamiento del consumidor?

Tal y como se destaca desde Setesca, la máxima para las empresas es conseguir anticiparse al comportamiento del consumidor y adaptar, en consecuencia, sus estrategias. Para ello, los expertos de Setesca afirman que es necesario revisar de forma periódica el entorno utilizando herramientas como el Método PESTEL para alinear la estrategia empresarial.

El Método PESTEL es una herramienta estratégica que permite realizar un análisis macroeconómico integral de una empresa. Su nombre proviene de las iniciales de los siguientes factores externos:

  1. Políticos: Evalúa el impacto de las decisiones gubernamentales, regulaciones y estabilidad política en la empresa.
  2. Económicos: Considera la situación económica general, tasas de interés, inflación y fluctuaciones del mercado.
  3. Sociales: Examina tendencias demográficas, culturales y sociales que afectan al negocio.
  4. Tecnológicos: Analiza avances tecnológicos, innovaciones y su influencia en la empresa.
  5. Ecológicos: Considera aspectos ambientales, sostenibilidad y cambios climáticos.
  6. Legales: Evalúa leyes, regulaciones y litigios que pueden afectar la operación de la empresa.

Del mismo modo, es clave utilizar análisis de datos para comprender las necesidades del cliente y mejorar la experiencia del mismo, así como buscar soluciones que ayuden a prever tendencias de consumo y la evolución del mercado, como el análisis de datos no estructurados. 

También se recomienda desde Setesca adoptar modelos de seguimiento presupuestario más realistas y flexibles, como el Rolling Forecast.

Y, por último, considerar modelos de seguimiento de objetivos donde las acciones para cumplirlos tengan un peso importante en su definición, como OKR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *