#MenudasEmpresas


Las pymes están esperanzas y perdidas ante la llegada de la facturación electrónica


 El 70% de las pymes españolas cree que la facturación electrónica es un paso importante en la digitalización de su empresa y el 68% confía en que la digitalización, así como la implementación de la facturación electrónica, supondrán un ahorro en cuanto a recursos, tiempo y presupuesto.

Así lo revela la segunda parte del estudio sobre digitalización realizado por la empresa Pleo para conocer la opinión de las pymes españolas acerca la obligatoriedad de la facturación electrónica y sus retos, tras la aprobación de Ley Crea y Crece.

A pesar de estas consideraciones, el texto del proyecto de Real Decreto por el que se desarrolla la ley aún está pendiente de aprobación y publicación, lo que está provocando cierto desconocimiento e incertidumbre entre las pymes españolas.

Mayor control y visibilidad para las pymes

Apenas la mitad (57%) de los directores financieros encuestados declararon estar al corriente de la nueva ley sobre facturación electrónica y de cómo afectará a su negocio. El 41% considera que no dispone de toda la información necesaria para cumplir la legislación y el 32% no comprende plenamente las ventajas de la facturación electrónica. 

El estudio también refleja la preocupación de prácticamente la mitad de las pymes (48%) encuestadas por el número de horas de formación que necesitarán los equipos. A pesar de que el 64% de los españoles entre 16 a 74 años cuenta con habilidades digitales básicas o avanzadas, según el Sistema Estatal de Indicadores de la Educación (SEIE). Lo que sitúa a España 10 puntos por encima de la media europea.

A pesar de las incertidumbres en torno a esta norma, las pymes destacan en el estudio los principales beneficios de la facturación electrónica, como son, la eliminación de los costes de impresión y envío de facturas (47%), mayor trazabilidad y transparencia (43%), que es el principal objetivo de esta ley, y reducción de errores humanos (43%).

El 94% de los equipos de finanzas afirman haber recibido al menos una vez facturas duplicadas y que el 31% de ellos afirman haber pagado accidentalmente la misma factura dos veces. Por último, las pymes destacan el acceso rápido y sencillo a las facturas almacenadas (41%) y modernización y digitalización de la economía (41%). 

Evitar la morosidad en las pymes

El segundo objetivo que se propone la ley es evitar la morosidad. Y es que más del 80% de los encuestados reconoce pagar con retraso entre un 1 y un 29% de las facturas recibidas. 

El 69% de los encuestados también considera beneficioso para su empresa tener todos los gastos financieros en un solo lugar, para tener una visión única. Y es que por término medio el 60% de las pymes encuestadas utiliza entre 2 y 3 herramientas para gestionar sus gastos. Lo que a menudo deriva en una visión fracturada del gasto, duplicación de esfuerzos y una sobrecarga de software y/o herramientas financieras.

El 69% de los encuestados también considera beneficioso para su empresa tener todos los gastos financieros en un solo lugar, para tener una visión única.
El 69% de los encuestados también considera beneficioso para su empresa tener todos los gastos financieros en un solo lugar, para tener una visión única.

Una situación que podría verse agravada con la llegada de la facturación electrónica, si no se opta por soluciones integrales de gestión de gastos y facturación, que faciliten la conciliación y el seguimiento de los gastos. 

Prepararse para lo que viene y contar con la tecnología adecuada será fundamental, tal y como señala Álvaro Dexeus, director de Pleo para el Sur de Europa: «La factura electrónica será próximamente una realidad para las pymes españolas y la implementación de las herramientas adecuadas supondrá un cambio en la cultura empresarial».

El experto añade: «Por experiencia sabemos que esos cambios pueden ser lentos, a muchas empresas les cuesta dejar atrás los procesos de gestión de facturas anticuados, dependientes de procesos manuales, y propensos a errores, por lo que anticiparse a lo que viene será clave. Cuanto antes comiencen las empresas a optimizar y digitalizar sus procesos, más fácil será adaptarse a la nueva normativa cuando entre en vigor. Además, la empresa estará preparada para el futuro al dotarse de una tecnología que funcione bien en conjunto y ofrezca una visión única».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *